Viñedos.Excelencia por la expresión de la tierra

Una bodega familiar en Pesquera de Duero solo puede producir vinos excepcionales

“Dentro de la viña está el vino prisionero en la uva, el trabajo del viticultor es trabajarla hasta encontrarlo y dejarlo salir”

La particularidad del páramo de Pesquera de Duero, a 910 metros, esos suelos calizos, pedregosos, poco fértiles, propician la personalidad en la que el ciclo de la uva es más largo, de maduración tardía y permite bajas producciones, pero redunda en la calidad de la uva, aportando un fruto más floral, con gran intensidad de color y mayor graduación.

Apostamos por una agricultura libre de productos fitosanitarios, cuidando al extremo cada detalle para lograr que la uva alcance la máxima calidad en nuestras 17 hectáreas de viñedo propio, repartidas en dos fincas dentro del mismo pago.